Golf

Los documentos confidenciales que muestran a un circuito de golf saudí basado en suposiciones descabelladas

Los documentos confidenciales que muestran a un circuito de golf saudí basado en suposiciones descabelladas

Por Alan Blinder y Sarah Hurtes

NUEVA YORK.- A principios de 2021, unos consultores que trabajaban para el fondo soberano de Arabia Saudí estudiaron una thought audaz: El reino del desierto quería convertirse en el líder mundial en el reino oculto del golf profesional masculino.

Si la thought parecía inconceivable, los registros muestran que los puntos de referencia para el éxito rozaban lo fantástico. Una nueva liga saudí tendría que fichar a cada uno de los 12 mejores golfistas del mundo, atraer patrocinadores a un producto no probado y conseguir acuerdos televisivos para un deporte con una audiencia en declive, todo ello sin represalias significativas por parte del PGA Tour, al que estaría saqueando.

La propuesta, cuyo nombre en clave es Proyecto Wedge, surgió cuando los funcionarios saudíes trabajaban para reparar la reputación del reino en el extranjero, que tocó fondo tras el asesinato en 2018 del columnista del Washington Put up Jamal Khashoggi a manos de agentes saudíes. El plan fue la base de lo que se convirtió en LIV Golf, la serie cuyo debut este año provocó acusaciones de que Arabia Saudí estaba tratando de sanear su historial de derechos humanos con sus profundos bolsillos, los clubes de campo del expresidente Donald J. Trump y un puñado de golfistas de renombre. Algunos de esos golfistas han restado importancia públicamente a los abusos saudíes, al igual que Trump.

El expresidente de los Estados Unidos Donald Trump juega en el Trump National Doral Miami antes del torneo del LIV realizado allí en octubre pasado
El expresidente de los Estados Unidos Donald Trump juega en el Trump Nationwide Doral Miami antes del torneo del LIV realizado allí en octubre pasadoGIORGIO VIERA – AFP

Los promotores de la liga dicen que están tratando de revitalizar el deporte y construir una liga rentable. Pero cientos de páginas de documentos confidenciales obtenidos por The New York Occasions muestran que a los funcionarios saudíes se les dijo que se enfrentaban a grandes desafíos. Estaban irrumpiendo en un deporte con una afición menguante y envejecida -aunque con muchos miembros ricos e influyentes- e incluso si lo conseguían, los beneficios serían una relativa miseria para uno de los fondos soberanos más ricos del mundo. Los expertos dicen que esto deja claro que Arabia Saudí, con una inversión en golf de al menos 2.000 millones de dólares, tiene aspiraciones más allá de las financieras.

“Puede que los márgenes sean escasos, pero eso no importa realmente”, afirma Simon Chadwick, profesor de deporte y economía geopolítica en la Skema Enterprise College de París. “Porque posteriormente se está estableciendo la legitimidad de Arabia Saudí, no sólo como anfitrión de un evento o como potencia deportiva, sino legítima a los ojos de los responsables de la toma de decisiones y de los gobiernos de todo el mundo”.

Los documentos representan la descripción más completa hasta la fecha de los supuestos financieros en los que se basa el LIV Golf. Uno de los más significativos fue elaborado por consultores de McKinsey & Firm, que asesora a los dirigentes del reino desde los años setenta. McKinsey, que ha trabajado para elevar la estatura de gobiernos autoritarios de todo el mundo, fue clave para Visión 2030, el plan del príncipe heredero Mohammed bin Salman para diversificar la economía del reino y convertirlo en un poderoso inversor international. Los deportes mundiales se han convertido en un pilar en ese plan, con funcionarios saudíes incluso discutiendo la posibilidad de albergar algún día la Copa del Mundo.

El fondo de inversión no hizo comentarios.

McKinsey, que declinó hacer comentarios, analizó las finanzas de una posible liga de golf, pero señaló en su informe que no estaba examinando si period una thought estratégicamente viable. Además, McKinsey añadió que muchas de las optimistas hipótesis de Arabia Saudí “se han dado por sentadas y no han sido cuestionadas en nuestra evaluación”.

De hecho, el LIV Golf parece lejos de cumplir los objetivos que establecían los documentos del Proyecto Wedge. Tras una temporada inaugural que costó más de 750 millones de dólares, la liga no ha anunciado grandes acuerdos de retransmisión o patrocinio. Y sus esperanzas de una rendición o un armisticio con el PGA Tour se han derrumbado en una enconada batalla judicial.

Además, la liga no está ni cerca de haber fichado a todos los jugadores de élite que, según los asesores saudíes, eran necesarios para el éxito. En una diapositiva de presentación, mientras McKinsey proyectaba una de sus previsiones financieras más optimistas, la participación de Tiger Woods, Phil Mickelson y Rory McIlroy -que juntos han ganado 25 grandes campeonatos- se incluía bajo el titular “Lo que hay que creer”.

De esas estrellas, sólo Mickelson se unió a LIV, con un acuerdo que, según se informa, vale al menos 200 millones de dólares.

ARCHIVO - Foto del 20 de mayo del 2022, Tiger Woods observa la bola en el segundo hoyo del PGA Championship en Southern Hills Country Club. El lunes 28 de noviembre del 2022, Woods se da de baja para el Hero World Challenge debido a una fascitis plantar en el pie derecho. (AP Foto/Sue Ogrocki, Archivo)
ARCHIVO – Foto del 20 de mayo del 2022, Tiger Woods observa la bola en el segundo hoyo del PGA Championship en Southern Hills Nation Membership. El lunes 28 de noviembre del 2022, Woods se da de baja para el Hero World Problem debido a una fascitis plantar en el pie derecho. (AP Foto/Sue Ogrocki, Archivo)

Woods, con su capacidad para atraer a aficionados y patrocinadores, se consideraba esencial. Aunque la liga ofreció a Woods un plan a largo plazo que podría haberle reportado entre 700 y 800 millones de dólares, según Greg Norman, director ejecutivo de LIV, la liga ha encontrado en Woods uno de sus mayores antagonistas públicos.

“No sé cuál es su objetivo closing”, dijo Woods sobre LIV el mes pasado en las Bahamas, donde fue anfitrión de un torneo del calendario del PGA Tour. Tiger reconoció que el PGA Tour “no puede competir dólar por dólar” con los saudíes, pero dijo que “un pozo interminable de dinero” no period un medio seguro para “crear legados.”

Poco después de que Woods hablara, LIV anunció los detalles de varios de los 14 torneos que espera que sean el campo de pruebas para 405 millones de dólares en premios el próximo año, además de los pagos garantizados que ha prometido a los jugadores. Ha dicho que dará a conocer su calendario completo “en las próximas semanas”.

La temporada se desarrollará a medida que el negocio de LIV evolucione hacia su modelo de franquicia previsto. Aunque el golf profesional cuenta con algunos eventos por equipos emblemáticos, como la Ryder Cup, el PGA Tour se basa generalmente en jugadores que compiten por sí mismos. LIV, cuyos encuentros con música a todo volumen se parecen poco a los torneos tradicionales, apuesta por que los aficionados prefieran ver a una docena de equipos de cuatro jugadores compitiendo entre sí.

“LIV ha dejado claro en repetidas ocasiones que nuestras partes interesadas tienen un enfoque a largo plazo de nuestro modelo de negocio”, dijo Jonathan Grella, portavoz de LIV, en un comunicado. “A pesar de los muchos obstáculos que nos ha puesto en el camino el PGA Tour, estamos encantados con el éxito de nuestro año de prueba beta. Y confiamos en que, en las próximas temporadas, las piezas restantes de nuestro modelo de negocio fructifiquen según lo previsto. Nuestro plan de negocio se basa en un camino hacia la rentabilidad. Tenemos una bonita y larga pista de aterrizaje y estamos despegando”.

El príncipe Mohammed, gobernante de facto del reino desde hace 37 años, suele inclinarse por empresas de gran envergadura y ha declarado en repetidas ocasiones que fija objetivos altísimos con la esperanza de motivar a los funcionarios para que alcancen una fracción de los mismos. En su análisis, McKinsey calificó la liga de golf de “empresa de alto riesgo y alta recompensa”.

Los consultores detallaron tres posibles resultados para una liga impulsada por franquicias: languidecer como una start-up; lograr una “coexistencia” con el PGA Tour; o, lo más ambicioso, hacerse con el manto de la dominación.

En el escenario más exitoso, McKinsey predijo unos ingresos de al menos 1400 millones de dólares anuales en 2028, con unos beneficios antes de intereses e impuestos de 320 millones de dólares o más. (Los registros federales muestran que el PGA Tour, una organización sin fines de lucro exenta de impuestos, registró alrededor de $ 1,5 mil millones en ingresos y registró un ingreso neto de casi $ 73 millones para 2019).

El primer torneo del LIV, en junio de este año, con Charl Schwartzel como campeón, Yasir Al-Rumayyan y Greg Norman
El primer torneo del LIV, en junio de este año, con Charl Schwartzel como campeón, Yasir Al-Rumayyan y Greg NormanADRIAN DENNIS – AFP

Por el contrario, una liga empantanada en su estado inicial -definida como que atrae a menos de la mitad de los 12 mejores jugadores del mundo, navega por una “falta de entusiasmo de los fanáticos”, se tambalea por patrocinios limitados y enfrenta una “respuesta severa de la sociedad del golf”- se enfrentó a perder $ 355 millones, antes de intereses e impuestos, en 2028.

Por ahora, la situación de LIV se inclina claramente hacia ese lado. Sus torneos no han atraído a grandes multitudes y sus retransmisiones se limitan en gran medida a YouTube. El PGA Tour suspendió a los jugadores que desertaron, y aún no está claro si los organizadores de los cuatro principales torneos masculinos permitirán participar a los golfistas de LIV.

De los 12 mejores jugadores de la lista del informe McKinsey, LIV ha atraído a cuatro: Sergio García, Dustin Johnson, Mickelson y Henrik Stenson.

El trabajo de McKinsey en el proyecto de golf forma parte de una larga tradición de consultores extranjeros que proporcionan argumentos para proyectos multimillonarios de los Estados del Golfo, algunos de los cuales se convierten en elefantes blancos. Cuando el príncipe heredero anunció sus planes de construir una ciudad futurista llamada Neom, McKinsey fue una de las empresas que ayudaron a idear propuestas de dinosaurios robóticos, taxis voladores y una estación de esquí que, según las autoridades, acogerá los Juegos Asiáticos de Invierno en 2029.

El análisis del Proyecto Wedge se realizó para el fondo soberano saudí, dirigido día a día por su gobernador, Yasir al-Rumayyan. El Sr. al-Rumayyan, aficionado al golf desde hace mucho tiempo, también es presidente de la Federación de Golf de Arabia Saudí. En 2019, organizó un torneo “Golf Means Enterprise” en la conferencia anual de inversiones del príncipe heredero en Riad. El PGA Tour describe al Sr. al-Rumayyan en documentos judiciales como un micromanager cuya “participación diaria e influencia influye en todo, desde la estrategia international de LIV hasta el más mínimo detalle”.

Sergio García, compitiendo en Jeddah, en el Royal Greens Golf Club
Sergio García, compitiendo en Jeddah, en el Royal Greens Golf MembershipAMER HILABI – AFP

Un documento obtenido por The Occasions muestra que los organizadores del LIV consideraron la posibilidad de reunir un consejo de estrellas de los negocios, el deporte, el derecho y la política. Pero nueve de las personas identificadas como posibles miembros de la junta, entre ellas Ginni Rometty, ex directora ejecutiva de IBM, y Randall Stephenson, ex presidente de AT&T, dijeron que nunca se les había propuesto formar parte de ella.

“No sabía que estaba en la lista y nunca me lo han planteado”, dijo Stephenson, miembro de la junta del PGA Tour, en una entrevista. Si se lo pidieran, dijo, lo rechazaría. “Sería una conversación rápida”, dijo.

La mayoría de las personas que figuran en el documento, entre ellas la leyenda del baloncesto Michael Jordan, la ex secretaria de Estado Condoleezza Rice y Mark Parker, presidente ejecutivo de Nike, no respondieron a las solicitudes de comentarios. Al parecer, McKinsey no preparó el documento, que lleva el logotipo de Golf Saudi, que dirige Al-Rumayyan.

Grella, portavoz de LIV, no respondió a las preguntas sobre la composición precise de la junta, que según un handbook del jugador tendría inicialmente hasta 10 miembros, incluidos el Sr. al-Rumayyan y el Sr. Norman.

A pesar de sus dificultades, LIV está haciendo planes para organizar torneos en el futuro y está intentando fichar a más estrellas. Norman dijo en noviembre que un acuerdo televisivo period “una prioridad”, y a medida que se acerca la nueva temporada, los aficionados al golf y los ejecutivos han debatido sobre el impulso que podría recibir la nueva liga si uno de sus jugadores ganara un gran campeonato en 2023. Eso, ha sugerido Norman, sería una prueba de “cómo trabajamos dentro del ecosistema”.

También sería una señal de que hasta ahora se ha evitado la prohibición complete de los jugadores de la LIV en los escenarios más importantes del deporte, uno de los peligros más graves que McKinsey señaló.

The New York Occasions

Conocé The Belief Challenge
[ad_2] #Los #documentos #confidenciales #muestran #circuito #golf #saudí #basado #suposiciones #descabelladas

مقالات ذات صلة

اترك تعليقاً

لن يتم نشر عنوان بريدك الإلكتروني. الحقول الإلزامية مشار إليها بـ *

زر الذهاب إلى الأعلى